Agosto 29, 2014, 01:12:24 am

Autor Tema: Nikola Tesla - El Mago Olvidado  (Leído 20751 veces)

Paramartasaya

  • Moderador Global
  • Gran Colaborador
  • *
  • Mensajes: 1371
  • Conoce la verdad y ella te hara libre
    • Ver Perfil
Nikola Tesla - El Mago Olvidado
« en: Noviembre 08, 2009, 04:06:15 pm »
Nikola Tesla - El Mago Olvidado

Nikola Tesla - el mago olvidado


http://www.bibliotecapleyades.net/esp_tesla.htm#inicio
« Última modificación: Marzo 27, 2012, 10:52:23 pm por Paramartasaya »



Sarahiel

  • Moderador Global
  • Gran Colaborador
  • *
  • Mensajes: 1286
  • Dios esta en tu corazon.
    • Ver Perfil
Re: Nikola Tesla - El Mago Olvidado
« Respuesta #1 en: Noviembre 08, 2009, 08:03:59 pm »

El legado y testamento de Nikola Tesla para la humanidad uno de los mas grandes inventores que ha tenido nuestro mundo.





En un otoño de 2009, en el que los debates en los principales medios de comunicación estadounidenses están centrados en los principales temas del momento, a saber, la crisis financiera, del que ninguno de los medios oficiales se atreve a decir que ya se ha salido de ella o que lo peor aun está por llegar, o la batalla cuesta arriba tomada por Obama para la reforma de la atención sanitaria en los EE.UU., que no se sabe si es una victoria para su administración o por el contrario va a significar un autentico fracaso, aparece una noticia interesante, es el tema de la electricidad inalámbrica, en la misma se dice que en un año una nueva era en cuanto a la electricidad se refiere podría comenzar, la era de la transmisión eléctrica sin cables.



Así lo afirmó en una reciente entrevista con la cadena CNN, Eric Giler, director general de WiTricity, una empresa que ya está preparada para iluminar las ciudades a través de la electricidad sin hilos. El sistema es simple: la electricidad es transformada en un campo magnético y obligada a canalizarse en una determinada frecuencia a la que se a ajustado el dispositivo que se va a utilizar.

El proceso a superado todas las pruebas, según Giler, “en cinco años estaremos preparados para recibir la electricidad de la misma manera en la que hoy recibimos una llamada telefónica con un móvil.” Baste recordar que ya en el 2003 otra empresa, Powercast consiguió encender un determinado grupo de bombillas LED seleccionadas que se encontraban a una distancia de unos dos kilómetros.

El problema con el que se tropezaba era la transmisión de la carga eléctrica a grandes distancias, problema que está prácticamente resuelto. Desde el prestigioso MIT, de hecho, se filtró la noticia de un nuevo proyecto denominado resonancia de acoplamiento magnético, este lo que hace es enviar un campo magnético a través de la atmósfera a una frecuencia determinada, como las que se reciben en un teléfono o en un televisor.

Es fácil imaginarnos cómo esto podría cambiar nuestras vidas y muchas de nuestras costumbres: se acabaron las tomas o los enchufes, se acabaron las pilas de usar y tirar, los coches eléctricos se recargan en el garaje o junto a la torres de carga, por no hablar de las positivas consecuencias para el medio ambiente. Esto evidentemente no es una cuestión trivial, nos encontramos en un momento histórico. Aparentemente todo apunta a un periodo muy interesante, a un futuro brillante.

El reportero de la CNN que parece ser era conocedor del tema, o se había documentado previamente, realizó una referencia a un curioso personaje, Nikola Tesla, cuya obra se remonta a hace más de un siglo, y comentó el reportero que estas investigaciones tan prometedoras y modernas no lo eran tanto, y que todo esto ya lo había planificado Nikola Tesla.

Nikola Tesla, es uno de los innumerables hombres olvidados por la historia, la oficial, obviamente. La historia siempre se escribe de acuerdo a los intereses de unos pocos, ahora mismo en la presentación en la CNN, el invento nos lo estaban dando como novedoso, así lo estaba dando a conocer el entrevistado, afortunadamente, el entrevistador se acordó de Tesla. La electricidad inalambrica no es un invento actual, incluso el coche del futuro tiene sus raíces en el pasado, trayendo de vuelta a este personaje semi-desconocido todavía para mucha gente. Tesla fue, de hecho, de los primeros en sustituir – en 1931 – el motor de gasolina de un coche por un motor eléctrico con corriente alterna de 80 caballos, además, lo hizo sin una fuente de energía externa ni tampoco con baterías, funcionaba a través de un circuito que se encontraba a cierta distancia, una antena que se encargaba de transmitir la energía al aire.

Al coche se le había colocado una antena exterior y se le conectó a una caja que recibía la energía, que en aquel entonces estaba ubicada cerca de las Cataratas del Niágara. Y, hablando de coches, hace tres años, en Los Ángeles (para ser precisos en un hangar en Santa Mónica) el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, presentó un vehículo que por sus características tecnológicas será capaz de cambiar el modo en el que la gente se desplaza por carretera, tal y como lo conocemos hoy; irónicamente la compañía desarrolladora ha sido Tesla de coches.

Este es el primero de una serie de vehículos totalmente eléctrico, la emisión de sustancias contaminantes es cero (ni siquiera el tubo de escape) no tiene vibraciones, y presenta una autonomía de 400 kilómetros (vea http://www.teslamotors. com), aunque, a diferencia del que diseñó Tesla, este tiene pilas recargables. Se trata de un proyecto que tiene un coste superior a los 40 millones de dólares con algunos patrocinadores curiosos como Larry Page y Sergey Brin, los padres de Google.


Cuando se le preguntó dónde se encontraba la fuente de la energía que movía el coche, Tesla respondió que estaba “en el aire que nos rodea”. Tesla fue capaz de explotar el campo magnético que rodea la Tierra y transmitirla al vehículo, o mejor, se aseguró que la energía presente en el aire fuera amplificada para así poder mover el vehículo. Los resultados de su investigación siguen sin ser revelados. En el momento de la muerte de Tesla el gobierno de Estados Unidos, se adueñó de un sin número de proyectos pertenecientes al genial inventor.

Su autobiografía quedó fuera de las bibliotecas y su nombre únicamente se asoció con la unidad de medida electromagnética – Tesla, en realidad – o la bobina de Tesla. Pero él era mucho más que un científico, en el periodo comprendido entre 1856 y 1943 realizó más de 700 patentes, realizando y conectando todas las invenciones más importantes del siglo pasado. Fue uno de los mayores inventores – o descubridores, como le gustaba ser considerado – que el mundo haya visto jamás, sólo superado por Leonardo da Vinci, pudiendo destacar de Tesla además de la turbina, entre otros, la corriente alterna, la radio bombilla, las investigaciones para aeronaves de despegue vertical, el telégrafo, el diseño del radar y la electricidad inalámbrica actual, entre otros.

Su carácter de investigador “puro”, nunca llevado por interés propio, muchos de sus inventos fueron atribuidos a otros, como la radio – que por cierto, patentó el dispositivo de sintonización de radio seis años antes de que Marconi patentara la primera estación de radio – o la transmisión del suministro de energía, que a continuación, se le atribuyó a Edison. Su búsqueda era siempre una misión al servicio de la humanidad y nunca estuvo interesado en el dinero o el éxito personal, fue capaz de renunciar a grandes sumas de dinero, cosa que nadie hace.

Nació en 1856 en la actual Croacia, Nikola desde niño fue muy curioso y despierto, según consta en su autobiografía comienza a sentir íntimamente la fuerza extraordinaria de imágenes internas que viven en su propia fuerza.

Estas imágenes provienen de experiencias relacionadas con el mundo que le rodea, pero que pronto se vuelve demasiado pequeño para el joven y curioso Nikola, viajo a lugares desconocidos, donde estudió y se reunió con personas desconocidas, así nos lo cuenta Tesla en su autobiografía.

“Pronto descubrí como conseguir mayor confort si, simplemente, he seguido mi visión más allá, profundizando todavía más, obteneniendo nuevas impresiones, así es como comencé a viajar en mi mente. Todas las noches (y a veces durante el día), cuando estaba solo, imaginaba – conocía nuevos lugares, ciudades y países.”

Estas experiencias lo sumieron inicialmente en cierto grado de ansiedad y angustia, pero salia siempre, no tenía meras alucinaciones. Sus experiencias de viajes astrales continuaron hasta los 17 años, cuando su pensamiento se encaminó a las invenciones que comienzaban a presentarse en su mente, él las ve y las siente tan reales que son prácticamente incuestionables.

“En ocasiones me costaba distinguir la realidad de mi propia imaginación, lo veía todo claramente, muy vivamente.” Así, en lugar de seguir el modus perandi tradicional de los científicos, desarrolló un método de trabajo propio: “Cuando tengo una idea, la desarrollo primero en mi imaginación.”

“Puedo cambiar la construcción, ver cual es el mejor modo de trabajar en mi mente. Lo que he imaginado después veo el modo en el que se comporta mi invento, y coincide siempre con los resultados reales”. “El producto final cuando lo desarrollamos ya tiene todas las mejoras necesarias, porque previamente en mi imaginación he visto todos los posibles desarrollos.” A lo largo de su infancia Nikola inventa toda clase de instrumentos y herramientas, gracias a su capacidad única de aprovechar la imaginación.

Estudió y trabajó con ritmos inhumanos, que le ocasionaron muchos problemas de salud, crisis y colapsos nerviosos, un estudiante que pasaba todo el tiempo entre la escuela y las bibliotecas, incluyendo los fines de semana. Si un profesor le decía que su invento no podía funcionar, no descansaba hasta demostrarle al profesor todo lo contrario. Aceptaba los retos y se lanzaba sin vacilar, sorprendia a todos con los resultados, siempre positivo. Escribe en su autobiografía: “… el instinto es algo que trasciende el conocimiento. Tenemos, sin duda, las fibras más finas que nos permiten percibir las verdades con deducción lógica.”

Al salir de un período de profunda crisis en su vida, de la que existían ciertos temores de no iba a poder recuperarse, de repente descubre cómo resolver los enigmas de una manera totalmente diferente a la realizada por el común de los mortales.

Nos describe esta experiencia:

“Para mí fue un voto sagrado, una cuestión de vida o muerte. Yo sabía que me iba a morir. Una tarde, que siempre estará presente en mi recuerdo, yo estaba disfrutando de un paseo con mi amigo en el parque de la ciudad y recitábamos poesías. Uno de ellas fue el “Fausto” de Goethe. El Sol estaba a punto de ocultarse y me recordó un pasaje glorioso:

El día se está muriendo, el Sol a punto de desaparecer
continua en su camino, para despertar una nueva vida.
¡Ojala!, pudiera levantarme por encima del suelo
y poder llegar a seguirlo por para siempre
(…) (…)
Un bonito sueño, pero mientras tanto el Sol desaparece.
¡ah! de las alas de la mente
que puede dar alas a nuestro cuerpo.

Al pronunciar estas palabras inspiradoras le surgieron ideas como si de un rayo de luz que opera en su mente se tratara y en un instante vio la verdad. Dibujó en la arena con un palo un diagrama que mostró seis años más tarde en una conferencia celebrada en el Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos. “Las imágenes que vi fueron maravillosamente nítidas y claras, tan claras como que el metal y la piedra son sólidos, Miren mi motor aquí, miren el desarrollo.”

Su trabajo como inventor fue extraordinario, lo que le hizo en su tiempo conocido y respetado en la comunidad científica. En 1882 diseña el motor de inducción que conducen a los dispositivos que utilizan el campo magnético giratorio, relacionados con su patente de 1888. En 1884 se trasladó a los Estados Unidos y en 1891 patentó el sistema de iluminación eléctrica, y un transmisor eléctrico basado en ondas. En 1893, en la Exposición Universal de Chicago, iluminó a distancia todo el entorno.

En 1896 anunció el descubrimiento de los rayos cósmicos, mientras que sólo cuatro años más tarde, en 1900, se formulaban las bases para la comunicación inalámbrica. Un año después se asienta la patente de la radio. Al año siguiente ofrece un barco controlado por radio al ejercito llamado Teslautomatics, una forma primitiva de la robótica. El mismo año obtuvo la Pat.No. 609.250 Igniter eléctricos para motores de gasolina.

Pero el descubrimiento más extraordinario de Tesla es, sin duda, el de la Energía del Cosmos, que su intención primera fue poner a disposición de todos gratuitamente la electricidad inalámbrica, basada en un instrumento capaz de obtener electricidad sin costo extraída de las oscilaciones naturales del campo eléctrico de la Tierra. Según su teoría, de hecho, la tierra misma es un conductor natural que puede ser utilizado para enviar ondas eléctricas emitidas por una estación transmisora.

Este ambicioso proyecto de Tesla, relativo a las ondas eléctricas, serían capturadas por receptores ubicados en cualquier lugar del planeta. En Colorado Springs, cerca de Denver, se dio cuenta, en 1899, que un transmisor – también puede funcionar como un receptor – y que es capaz de enviar ondas eléctricas en el aire y para posteriormente recogerlas, creando así descargas eléctricas artificiales de millones de voltios. Obviamente, el hecho de que afirmara que este poder debía ser distribuido gratuitamente, supuso la verdadera ruptura con su prestamista, JPMorgan, que sólo buscaba enriquecerse, Morgan lamentablemente cambio el destino de la humanidad, y evidentemente retraso el desarrollo de las ideas e inventos de Tesla, hoy día estaríamos más avanzados de no haber sido por el usurero de Morgan.

Si Tesla dio sus inventos a la humanidad, y nos lo dio gratis, los ciudadanos del mundo tenemos el derecho a presentar una querella contra los banqueros del estilo de JPMorgan, contra los dirigentes mundiales, contra la prensa escrita y hablada, contra las compañías eléctricas, ellos han estado utilizando algo que se nos dio gratis para su propio beneficio, creo que ha llegado el momento en que la humanidad recupere el dinero que han estado quitándonos durante todos estos años.

En 1943, tras su muerte, agentes del FBI incautaron todos sus proyectos, entre los que se encuentra uno de naturaleza militar que puede ser utilizados con efectos devastadores en un radio de más de 320 kilómetros y es ahora la base TOP SECRET del proyecto HAARP, de High Frequency Active Auroral Research Program, con el que se cree que los EE.UU. han desarrollado nuevas armas geofísicas que pueden influir – gracias a las altas ondas de radio frecuencia – en medios naturales y modificar el entorno remoto de regiones enteras.

Un uso para la guerra de sus descubrimientos que el nunca hubiera aprobado. Nikola Tesla, al igual que un pionero brillante de su época, fue siempre un hombre de paz que dedicó su vida al progreso de la humanidad. Baste recordar sólo un par de citas de sus libros para hacer justicia a su imagen excepcional y no olvidar su alto nivel.

“La ciencia es una perversión si esta no tiene como único objetivo la mejora de las condiciones de la humanidad ….” “El desarrollo progresivo del hombre depende de la invención. Estas son el resultado más importante de las facultades creativas de la mente humana. El objetivo final de estas facultades es el completo dominio de la mente sobre el mundo material, obteniendo la habilidad para canalizar las fuerzas de la naturaleza en beneficio de las necesidades humanas.”

Las palabras de gran profundidad, dadas por este genio poseen cualidades extraordinarias, sin embargo, Nikola Tesla fue malinterpretado cuando no denigrado, terminando finalmente olvidado por la historia. Un destino compartido, con el, por una serie de otros genios, profetas, filósofos y sabios, que, al no ceder a la cultura dominante, de conformidad con su propia búsqueda interior, destinaron su vida a la construcción del futuro, y que han sido eficazmente eliminados de la memoria colectiva .

Es una confirmación muy conveniente para los que gobiernan el mundo, que la gente olvide, Tesla nos dejo un legado, un testamento para la humanidad, estando en su sano juicio y en público, reiteradas veces dio a conocer que sus inventos son gratuitos para la humanidad. Ha llegado el momento, en el que la humanidad exija el cumplimiento de los deseos de Tesla. No le queda otro camino al ser humano que presentar una querella criminal contra los que gobiernan el mundo, por algo que nos pertenece a todos gratis.





De la pagina

http://escuadrondelaverdad.wordpress.com/
Conocete a ti mismo y conoceras al universo y a los seres superiores de luz

Sarahiel

  • Moderador Global
  • Gran Colaborador
  • *
  • Mensajes: 1286
  • Dios esta en tu corazon.
    • Ver Perfil
Re: Nikola Tesla - El Mago Olvidado
« Respuesta #2 en: Noviembre 09, 2009, 09:25:34 am »
El padre de los inventores

Puede que Nikola Tesla haya sido la inspiración para el arquetipo del científico loco. Nacido en lo que hoy es Croacia a finales del XIX, Tesla fue un auténtico visionario que trabajó toda su vida para eliminar las necesidades de los terrícolas y construir un mundo en paz. Trabajó prematuramente sobre áreas como la robótica, la balística, la mecánica, la computación y la física, pero sobre todo en el electromagnetismo y la ingeniería eléctrica, que eran su especialidad.





El joven Nikola empezó a destacar ya como estudiante por su insólita inteligencia, que le permitía memorizar libros completos y realizar las más complejas operaciones sin ayuda de papel y lápiz. Sus profesores desconfiaban y su padre trataba de dirigirle hacia el clero, pero la influencia de su madre – mujer ingeniosa que llegó a inventar una batidora de huevos— y su propia voluntad lo llevaron a la facultad de ingeniería. Concluidos sus estudios, trabajó en compañías eléctricas europeas. Desembarcó en Nueva York en 1884 con una recomendación para trabajar con su admirado Edison, que le encargó mejorar el diseño de sus generadores a cambio de cincuenta mil dólares. Cuando Tesla entregó el desarrollo mejorado, Edison se negó a pagar, argumentando que la promesa era una broma típicamente americana que el croata no había sabido comprender. Se negó incluso a subirle el sueldo y Tesla dimitió, profundamente decepcionado por su ídolo.





Tras abandonar Menlo Park, el nido de Edison, conoció la bancarrota y llegó a trabajar cavando zanjas hasta que la Western Unión Company le proporcionó fondos para seguir investigando. Con ellos desarrolló el modelo de transmisión de corriente alterna, las bobinas y el motor eléctrico. Fichó después por la Westinghouse y comenzó la batalla con Edison, su viejo jefe, defensor de la corriente continua.

Mientras su ex patrón se dedicaba a electrocutar perros, caballos y elefantes para demostrar los peligros del invento de Tesla, éste se dedicaba a hacer inofensivas exhibiciones en las que movía objetos mediante electromagnetismo y lanzaba rayos por los dedos. La adjudicación de la central eléctrica de las cataratas del Niágara fue el espaldarazo definitivo a la propuesta de Tesla, que mandó a la cuneta del olvido la propuesta de su rival. Aun así, el genial inventor no se hizo millonario, pues renunció a los derechos de explotación con increíble generosidad cuando la directiva Westinghouse se lo pidió, pues la compañía estaba arruinada por los enormes gastos que la guerra contra Edison había originado. Hoy el modelo de corriente alterna de Tesla se usa en todo el mundo.





Central eletrica de Niágara

El padre de todos los inventores se concentró después en la tecnología de las ondas de radio y las altas frecuencias. Desarrolló las lámparas de neón, tomó las primeras imágenes de rayos X y consiguió transmitir energía eléctrica sin necesidad de cables en cantidad suficiente como para encender una bombilla. Aquí empezó la gran obsesión de Tesla: distribuir electricidad por el aire para el disfrute de toda la humanidad. Mientras tanto, Marconi construía su aparato de radio a partir de las patentes de Tesla y se llevaba el premio Nobel.





El genio de Croacia dirigió después sus miradas hacia la industria del armamento, siempre con vistas al desarrollo de una guerra incruenta entre máquinas. Construyó una lancha teledirigida y proyectó torpedos operados por control remoto. Diseñó, además, una bomba sin partes móviles y una turbina sin aspas. Los ingenieros de hoy no son capaces de comprender ninguno de los dos modelos.

Con el paso del tiempo, la leyenda de Tesla iba ensombreciendo al hombre, en gran medida por culpa de su temperamento maniático – los números le obsesionaban – y de su afición a las apariciones y declaraciones espectaculares. Cuando se acercaba la Segunda Guerra Mundial, Tesla prometió entregar a todos los países su “Rayo Mortal”, capaz de destruir diez mil aviones desde cuatrocientos kilómetros de distancia. Este pavoroso equilibrio de fuerzas – que se pondría en práctica con otra amenaza distinta durante la Guerra Fría – acabaría con la guerra para siempre. Se dice que los rusos tomaron en serio la propuesta y comenzaron a experimentar con un resultado desastroso: la catástrofe de Tunguska.

Tesla dirigió sus ojos hacia las estrellas después de registrar con sus aparatos extraños pulsos de radio que venían del espacio. Creció el rumor de que había contactado con los marcianos y de que había llegado a visitar el Planeta Rojo en persona. Pronto las sospechas se fueron haciendo más inverosímiles: el croata era en realidad venusiano, lo que explicaba sus rarezas y su inteligencia inhumana.

Nikola Tesla murió solo y arruinado en un hotel de Nueva York en 1943. Las agencias gubernamentales secuestraron todos sus papeles y planos. Si al final de su vida ya había sido bastante olvidad, hoy casi nadie recuerda que fue él quien nos dejo la radio, la bobina y el motor eléctrico, la bujía, el control remoto, los rayos X y, posiblemente, otros artilugios como el generador del Rayo Mortal y la máquina de terremotos, no mayor que una caja de zapatos y capaz de reducir a escombros edificios enteros mediante el poder de la sincronía de las frecuencias de vibración. También se interesó en el viaje en el tiempo y se cree que sus cálculos sirvieron de base al experimento Filadelfia. Se ha llegado a decir de él que fue el hombre que inventó el siglo XX.

Recordaremos, para terminar, una anécdota legendaria que se atribuye al inventor. Parece ser que Henry Ford solicitó su presencia en la factoría, pues tenía un problema técnico que nadie acertaba a subsanar. Tesla de tiza llegó y marcó una pieza con una pequeña equis  de tiza. La cosa se arregló y el genio pidió diez mil dólares.

<< ¿Cómo? ¿Diez mil dólares por hacer una equis de tiza?>>, preguntó Ford. La respuesta de Tesla fue: “No. Un dólar por la equis, nueve mil novecientos noventainueve por saber dónde hacerla”.



Fuentes:

teslasociety.com
Conocete a ti mismo y conoceras al universo y a los seres superiores de luz