Julio 24, 2014, 02:25:47 pm

Autor Tema: EL GRAN LIBRO DE LOS RITUALES MÁGICOS - DONALD MICHAEL KRAIG ^^  (Leído 3267 veces)

Mar2h

  • Gran Colaborador
  • *
  • Mensajes: 760
  • "Aprender es recordar" (Platón)
    • Ver Perfil
EL GRAN LIBRO DE LOS RITUALES MÁGICOS  

DONALD MICHAEL KRAIG 8)

 

 

NOTA DEL AUTOR

La siguiente serie de lecciones progresivas de magia incluye un estudio de fácil

comprensión de la Cábala. En consonancia con la tradición cabalística, he optado

por referirme a la Divinidad Ultima como Dios. Ni los cabalistas ni yo mismo

consideramos a Dios una figura masculina, a pesar de que en algunas ocasiones se

le haya descrito antropomórficamente como masculino. Se hizo así por pura

conveniencia.

Según la Cábala, el Origen Último de Todo es unitario, ya que ha reunido todas

las dualidades —arriba y abajo, izquierda y derecha, positivo y negativo,

masculino y femenino— en la Esencia Divina. Suele creerse que, como seres humanos,

divididos por la dualidad de ser masculinos o femeninos, no somos capaces

de imaginar ni de comprender la grandiosidad de una deidad unitaria. A pesar de

ello, Dios no puede limitarse a ser sólo masculino o femenino. Esta idea la

discutiremos más adelante, en este mismo libro.

Personalmente, estoy absolutamente de acuerdo con este punto de vista. Cuando

utilizo la palabra Dios como representante del Origen Divino Único de Todo,

no pretendo dar a entender que la Deidad deba quedar limitada a características

masculinas o femeninas. La utilización de la palabra Dios para representar a la

Divinidad está en consonancia con la tradición, al tiempo que supone una mayor

comodidad lingüística.

Algunas personas notarán también una ortografía poco habitual del hebreo, al

transcribirlo al castellano. Como no hay un acuerdo unánime y único sobre el

modo de pasar los sonidos del hebreo al castellano, se ha optado por representar la

lengua hebrea según sus sonidos y no según representaciones ortográficas arcaicas.

Así pues, encontrarán que Sefirot es la forma adecuada de pronunciar la palabra

Sephiroth.

Esperamos que este método de representación del hebreo no resulte ofensivo

para nadie. Igualmente, confiamos en que el uso del término Dios para hacer referencia

a la Divinidad Ultima no resulte ofensivo para aquellas personas que,

como yo mismo, valoran la importancia del aspecto femenino de lo Divino, tal

como se describe también en las páginas siguientes.

 

INTRODUCCIÓN

Hace veinte años me encontraba en un período de excitación increíble. En

cuestión de días obtendría mi Bar Mitsvá. Uno de los rabinos del personal de mi

templo me llamó a su oficina. Este rabino aparentaba unos 90 años de edad... y se

comportaba como si estuviera a punto de cumplir los 18. ¡Incluso calzaba zapatillas

de tenis bajo su hábito de rabino!

Para mí, el judaísmo había sido algo muy reconfortante: nada de infierno ni del

fuego del infierno, nada de «creer o ser condenados eternamente». Sólo había que

amar a Dios y obedecer la «Regla de Oro Negativa»:

No hagas a los demás aquello que no desearías que te hicieran a ti.

Para una persona de orientación científica como yo, se trataba de una religión

agradable, segura, casi secular, hasta que aquel rabino me llamó a su oficina.

De repente, me vi abrumado por una información extraña que constituía una par-te

desconocida de mi religión. Se suponía que las puntas del Talit (el chal para la

oración) debían tener un número determinado de hilos de tal color y tal otro y que

debían atarse con un número determinado de nudos. Se suponía que el Tefilín (filacteria)

para el brazo debía tener la correa de piel enrollada siete veces (¿por qué siete?)

alrededor del mismo (vea el esquema de la página siguiente), y que luego debía

enrollarse alrededor de la mano para poder pronunciar el nombre Sadai, uno de los

nombres de Dios (yo creía que el nombre de Dios era aquella palabra de cuatro letras

que no debía pronunciarse jamás). De repente, mi religión segura y lógica se

convertía en ilógica y dejaba de ser segura. Era necesario que encontrara las raíces

de mi religión y que descubriera cuál era la base de lo que aparentaban ser sólo tonterías.

Así empezaron una búsqueda y un estudio que hasta ahora me han ocupado

durante más de veinte años, que me han conducido a la Cábala y a la Magia Ritual y

que culminan en estas once lecciones que ustedes se disponen a estudiar.

Durante estos años, he leído miles de libros y he investigado en Estados Unidos y

en Europa occidental. He colaborado en revistas y diarios ocultistas y de la

Nueva Era. Se me ha otorgado una licenciatura en Filosofía por la Universidad de

UCLA, soy un Maestro Autorizado en Tarot y tengo un doctorado honorario en

Metafísica.

 

« Última modificación: Julio 11, 2010, 07:25:06 pm por Mar2h »


"Cree en tí, eres divino y lo has olvidado..."